Sep 262012
 

En los pocos más de seis meses de ajuste final que lleva en servicio la nueva y moderna planta potabilizadora de Pirané, junto a la importante macro-malla de unos 35 kilómetros de cañerías de red, la misma ha venido respondiendo de manera satisfactoria, con lo cual se cumple favorablemente este proceso previo a su habilitación oficial.

Desde el Servicio Provincial de Agua Potable (SPAP), su administrador, ingeniero Julio Cesar Vargas Yegros , expuso que todo lo concerniente a la obra técnica se encuentra terminada y restan detalles muy pequeños, aunque desde el punto de vista del servicio está operativa en la fase de pruebas y ajustes desde hace más de seis meses, lapso en el cual ha venido brindando una prestación optima en cuanto a calidad y cantidad del vital liquido a la población.

La construcción del sistema de provisión y distribución de agua potable para Pirané, que se trata de una obra de magnitud y con los estándares de avanzada,  fue proyectada para responder a las necesidades de los próximos 20 a 25 años. El mismo permitirá que esa comunidad cuente con un servicio de alta calidad con incidencias positivas en el nivel de salud y de confort.

Mediante este plan estratégico concebido por el gobernador Gildo Insfrán, el objetivo es incrementar los niveles de cobertura de agua potable a la población servida. Se afirmó que la obra ha sido concebida para que produzca diariamente 15.000 metros cúbicos con un horizonte de proyección importante. Es que en la actualidad hay en la ciudad de Pirané unos 26.000 habitantes, para el 2027 serán 40.000, “de allí la significación que tiene este emprendimiento que contempla la evolución demográfica hasta entonces y más aun”.

Esta obra se ejecutó merced a un convenio celebrado por el gobierno provincial con el ENHOSA y que permitirá responder a las demandas de agua potable comprende: una nueva toma de agua cruda, acueducto de agua cruda, nueva planta potabilizadora, acueducto de agua tratada, instalaciones del centro de distribución y red maestra y de distribución.

La nueva toma de agua cruda es de hormigón armado y estará ubicada en las inmediaciones de la actual sobre la represa de 120.000 metros cúbicos que recibirá los aportes del reservorio de 700.000m3 que se construyó.

Asimismo, la obra consta de importantes electrobombas, cada una de las cuales tiene una capacidad de bombeo de magnitud.

También y dentro de lo que ha sido la macro-malla de la red de cañerías, la misma tiene una extensión de alrededor de 35 kilómetros, comprendiendo la renovación de la existente y la directa optimización, como también la ampliación del servicio, llegándose con la cobertura a los más alejados barrios de la periferia piranense, caso el Caacupeí.

 

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube