Nov 192012
 

“Compartir” es la consigna  de una iniciativa de connotaciones estrechamente vinculadas a la festividad navideña y gestos de solidaridad que emanan de ella, y que se trata de niños de comedores comunitarios de esta capital que estarán elaborando un millar de pan dulces a efectos de regalarlos a chicos institucionalizados en hogares, centros de discapacitados y residencias de adultos mayores.

Se trata de una iniciativa de la asociación civil “Unidad, Esfuerzo y Trabajo”,  que este año cobra un salto superlativo dado el fuerte apoyo del ministerio de la Comunidad, quien aporta insumos y coordina la actual fase de capacitación a los niños, para lo cual se cuenta con la labor de una repostera.

Los niños que asisten a centros y comedores comunitarios de barrios como el Venezuela, La Colonia y 20 de Julio ya están siendo capacitados en producir estos tradicionales panificados, acompañados por sus padres que adhirieron gustosos a la iniciativa.

La propuesta, según señala Arminda Quiñónez, la presidenta de la asociación,  encontró “un importante respaldo del gobierno que a través del ministerio de la Comunidad nos esta ayudando con los insumos y elementos para el envasado de los pan dulces y budines, y nos quedó a nosotros junto a los chicos ponernos manos a la obra, alcanzando una respuesta espectacular en esta etapa inicial de capacitación, lo que nos hace presumir el éxito al momento de comenzar la meta de producirlos en una cantidad importante”.

Sostuvo que “es gratificando ver el entusiasmo de nuestros “niños panaderos”, tanto al amasar como al ver que salen del horno el producto terminado, que mas allá de ser de manera experimental en esta fase de capacitación, y lo será aun mas cuando en días previos a Navidad lo entreguen a otros chicos o compartan una merienda en el marco de una jornada inter-generacional con abuelos”.

Señaló la dirigente comunitaria que la propuesta está enmarcada en las acciones que a través del programa de “política alimentaría y calidad de vida” vienen desarrollando merced al apoyo del gobierno provincial, y que posibilita además que las madres reciben capacitación en cocina para la elaboración de platos con productos de alta demanda. Ahora se involucró a sus hijos en esta iniciativa, a quienes de manera didáctica-pedagógica se les viene brindando conocimientos para que elaboren dos productos de gran consumo en esta época como los panes dulces”.

Aludió que se trata de una de las muchas acciones que propician, ya que también estuvimos exponiendo otros artículos que elaboran los niños y mujeres de hogares de escasos recursos, entendiendo que “como organización social nos asiste la responsabilidad de acompañar al estado provincial desde nuestras posibilidades las ricas potencialidades que existen en el seno familiar, apoyándolos así para que puedan ingresar nuevamente a una actividad laboral como fuente de sustento”.

“Esta red de apoyo constituye una alianza estratégica entre gobierno u organizaciones sociales que promueven a personas de la base social en situación de desempleo acompañándolos en la recuperación de autoestima y ayudándolos a focalizar ideas que pueden transformarse en proyectos productivos de fuerte contenido soliudario”, explicó finalmente Quiñónez.

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube