Ene 282013
 

En el día de ayer, el área de Derechos Humanos y Grupos Minoritarios de la Defensoría del Pueblo presento al delegado de AFSCA- Formosa, Miguel De Lorenzi la actuación Nº 149/13 y por la cual el Organismo de la Constitución peticiono  que proceda en el menor tiempo material posible, en un todo conforme a la normativa vigente a adoptar las medidas y acciones que correspondan contra el Programa Radial “Mano a Mano” que se emite por FM 100.3 Radio Fantasía, conducido por el ex intendente Municipal Gabriel Hernández.

afsca formosa_lapa

Por otro lado, otra presentación  con el mismo tenor y contenido se tramitó por ante el Titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Martin Sabbatella.

El Ombudsman Provincial, José Leonardo Gialluca, dejo bien en claro, que “con este accionar no pretendemos de ninguna manera coartar o limitar la libertad de expresión y el derecho a la información que tenemos todos los ciudadanos, pero tampoco debemos permitir en este contexto actual, donde funcionan todas las Instituciones, la conducta complaciente, temeraria y el consentimiento que presta Gabriel Hernández, aviesamente y de manera malintencionada, avalando positivamente denuncias gravísimas, las cuales lo hacen ingresar directamente a las figuras de difamación, ultraje, humillación y al agravio gratuito”.

Aludió a que “el Foro de Periodismo  Argentino- FOPEA-, posee un Código de Ética y otras asociaciones tienen declaraciones de principios sobre Ética Periodística; “todas normativas de autorregulación que definen a la información como un bien social y como un derecho humano fundamental que posibilita el conocimiento y el ejercicio de otros derechos”, añadiendo que “dentro de estas normativas, se proscribe que los periodistas difundan información tendenciosa y la califican como una (falta grave) puesto que el ejercicio de la profesión de un servidor público no lo habilita a informar deshonestamente”.

Se indicó desde la Defensoria que “en estos casos, la tarea de los comunicadores sociales no se relaciona ni implica difundir alegremente hechos que deberían ser, de existir, acompañados con elementos probatorios y ser presentados ante la justicia para que se los investigue debidamente”.

“La conducta opuesta, que es la que asume Gabriel Hernández, difundiendo graves hechos, con una liviandad propia de quienes rechazan o no abrazan al actual sistema democrático, son las que entre todos tenemos que excluir como sociedad madura y dispuesta a discutir seriamente cualquier tipo de hechos, de políticas públicas sin caer en operativos de prensa que mancillan derechos personalísimos de los ciudadanos, agraviando y desconociendo al mismo las  Instituciones”, se reflexionó.

 

 

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube