Dic 112012
 

Recientemente en horas de la mañana, en la Comunidad Terapéutica  “Dr. Eduardo Macedo”, de Tatané, un joven de 20 años fue dado de alta de su tratamiento por adicción a las drogas, por haber cumplido con éxito todos las etapas necesarias para su recuperación.

En una jornada muy emotiva, luego de haber estado internado 11 meses y 3 días en el establecimiento y tras haber pasado distintas etapas, algunas buenas y otras no tanto, “Maciel” logró ser dado de alta por el plantel  médico que dirige el centro.

En la ocasión se realizó una ceremonia en la que participaron autoridades del Ministerio de Desarrollo Humano, los profesionales que desempeñan la tarea de rehabilitación de los jóvenes, la familia de Maciel y los compañeros que se encuentran en la etapa de recuperación además de  sus  familiares.

Este centro de rehabilitación, es un lugar en el que distintos profesionales médicos trabajan día a día para ayudar a los adictos, a encontrar el camino para alejarse de las drogas y así poder retornar a una vida sana que pueda reinsertarlos a sus familias y a la sociedad.

Un canto a la vida

Durante el acto, Maciel contó su duro testimonio de vida y entres otras cosas expresó “tenía tan sólo 12 años cuando probé la sustancia por primera vez, me sentía sólo, me alejé del afecto de mis padres y comenzaron los conflictos y las discusiones familiares y así me fui refugiando en el consumo cada vez más, me encerré en mi capricho y mi soledad, no aceptaba órdenes ni límites”.

“A los 15 comencé a delinquir  para conseguir dinero y consumir. A los 16 mi madre se enfermó de cáncer y yo profundicé el consumo, como un cobarde, porque no quería verla así. Al poco tiempo recibí la peor noticia, falleció mi dulce madre y desde ahí pierdo el control. Delincuencia, consumo, privación de la libertad, excesos” agregó el joven.

En tan corta vida, con tan sólo 20 años, el joven pasó por momentos muy crueles que lo hicieron vivir presurosamente. Sin embargo, pudo reencontrarse con su familia y pudo pedir ayuda. Afortunadamente su padre advirtió que era necesaria la internación inmediata como paso importante para conseguir una recuperación.

El muchacho reconoció que durante su estadía en el lugar tuvo momentos muy difíciles, ya que tuvo recaídas y hasta intentos de fuga. Con su testimonio hizo conmover a los presentes hasta las lágrimas, al tiempo que se dirigió a sus compañeros y a sus familias a seguir adelante con el tratamiento a pesar de las dificultades que, con frecuencia, se presentan; indicándoles que, aunque cueste, ese es el camino por el que hay que transitar para llegar a la meta.

Después de tantos tropiezos y de haber encontrado en la Comunidad Terapeútica la ayuda necesaria para alejarse del flagelo de la droga, Maciel volvió a creer en él y pudo recuperar las esperanzas de una vida mejor. Dijo al respecto “al principio me costó entender que esto es una enfermedad pero con el transcurso de los días, aquí aprendí a conocer mi interior y a confiar en personas que, con afecto, me enseñaron a pensar y a hacer bien las cosas”.

Al concluir, sus palabras fueron para su familia y para los profesionales que lo acompañaron a transitar el periodo de recuperación “realmente estoy muy agradecido con el equipo de profesionales que me ayudaron a lograr mi objetivo y agradezco a mi familia por el acompañamiento y por no bajar los brazos en momentos tan difíciles”.

Con igual alegría se expresaron tanto la familia de Maciel como los médicos que intervinieron durante su proceso de recuperación. Ambos remarcaron la importancia que tiene tomar  conciencia de que la adicción es una enfermedad y en comprender que  la contención de las personas que rodean al adicto durante su tratamiento, es un pilar fundamental.

Este trabajo, está enmarcado dentro de los líneamientos y programas llevados adelante porel  Dr. José Luis Décima, ministro de Desarrollo Humano (MDH), que hizo llegar sus felicitaciones a todo el equipo médico por la tarea realizada y por haber podido, en este caso, cumplimentar con las metas propuestas, señalando que en esto hay un compromiso firme, no sólo en lo edilicio, sino también en la formación de recursos humanos que puedan dar respuesta a todas las personas que, por alguna razón, han ingresado al mundo conflictivo de la adicción.

La prevención en adicciones tiene especial atención dentro de la actual gestión del MDH  y del ministro, por lo que el director indicó que “el Dr. Décima tiene puestas todas las expectativas en la modalidad de abordaje que desarrolla en esta institución” e hizo extensivo el saludo del ministro a todos los presentes.-

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube