Sep 032012
 

Unos 500 empresarios pymes de distintos rincones del país homenajearon al ex presidente Néstor Kirchner, al celebrarse el Día de la Industria.

Encabezados por el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide, los empresarios descubrieron una placa frente al Mausoleo donde descansan los restos de Kirchner.

“Desde el inicio de su mandato, Néstor Kirchner comprendió que la industria es el camino del progreso económico y social de cualquier nación”, afirmó Cornide, al hablar ante el nutrido grupo de concurrentes en un soleado pero frío mediodía santacruceño.

 Los empresarios, muchos de los cuales viajaron desde Buenos Aires en un vuelo chárter de Aerolíneas Argentinas, programado para la ocasión, descubrieron una placa en el frente del Mausoleo, con la leyenda: “Homenaje al presidente de los argentinos, Dr. Néstor Carlos Kirchner, en el Día de la Industria, y en reconocimiento a su defensa de la producción nacional”.

Algunos dirigentes tomaron la palabra durante el acto para dar testimonio de lo que el ex presidente significó para la recuperación de sus sectores.

El presidente de la Cámara de Fabricantes de Artículos de Librería y Papel, Ricardo Monis, agradeció a Kirchner “por reactivar un sector que hasta 2002 estuvo tremendamente afectado”, y recordó que “entre 2003 y 2007, las ventas crecieron 50% y aumentaron la mano de obra y los mercados para la exportación”.

Por su parte, el presidente de la Federación Argentina de Parques Industriales, Edgardo Gambaro, puntualizó que “entre 2003 y 2007 los parques industriales pasaron de 70 a 160, más otros 60 en proyecto, en todo el país”, y añadió que “la mano de obra trepó de 65.000 a 150.000 obreros ocupados en este sector”.

En la misma línea, el presidente de la Cámara de la Industria del Juguete, Miguel Faraoni, consideró que “no hay palabras para agradecer todo lo que Néstor Kirchner hizo por nosotros”, y destacó que “de tener una participación en el mercado de menos de 10%, en cuatro años la fabricación nacional de juguetes pasó a 35% y actualmente estamos en 50%”.

En tanto, el autopartista Rafael Neto, de la Cámara de Comercio e Industria de La Matanza, aseguró: “gracias a las medidas adoptadas por Néstor Kirchner, nuestra participación en el mercado como fabricante de piezas para vehículos creció 300% entre 2003 y 2007, porcentaje similar al de la cantidad de personal que tuvimos que incorporar”.

Por su lado, el presidente de la Cámara de Fabricantes de Muebles, Pablo Cwik, sostuvo que “es un honor ver a esta industria funcionando”, y precisó que “entre 2003 y 2007 la mano de obra en el sector creció 50%, y las exportaciones pasaron de $830 millones a $1.950 millones”

Para el titular de la CAME, “con la lucidez que pocos presidentes en la historia argentina han tenido, (Kirchner) tomó la decisión política de reconstruir un tejido industrial que estaba obsoleto y desmantelado tras décadas de olvido, y devolverle a la Argentina el pilar esencial del desarrollo”.

Recordó que “Néstor Kirchner llegó al poder con solo 22% de los votos”, pero puntualizó que “los resultados abrumadores de una gestión que colocaba a la industria como eje del modelo, rápidamente lo rodearon de millones de ciudadanos que tenían un mismo objetivo: lograr un crecimiento económico profundo y sostenido, con capacidad de crear empleo, de reducir la pobreza y de distribuir la riqueza”.

Señaló que “ese modelo sólo sería posible con una industria pyme integrada y fuerte”, y destacó que “Néstor Kirchner comprendió esa dimensión del modelo, comprendió que fortalecer la industria era fortalecer la nación”.

Afirmó que “2003 no es un año cualquiera para la Argentina”, sino que remarcó que “es el año donde se enclavaron los cimientos que permitieron el despegue de la economía y la decisión de promover la industria nacional como el propulsor de esa recuperación”.

“Es el año donde se comenzó a recuperar el valor de la industria como herramienta de integración, de crecimiento, desarrollo y equidad para el país”, aseguró Cornide.

Puntualizó que “en solo cuatro años de gobierno, la industria alcanzó resultados imponentes: la producción manufacturera creció 52%, a un ritmo promedio de 10% anual, se duplicaron las exportaciones industriales, y nacieron 3.300 pymes nuevas cada año”.

Precisó que “la tasa de inversión en la industria se triplicó durante esos cuatro años”, y señaló que “eso permitió un aumento de 23% en la capacidad instalada de producción de las fábricas ampliando la frontera de producción de toda la economía argentina”.

Indicó que “como resultado, por primera vez en la historia la Argentina cuenta con una plataforma productiva competitiva internacionalmente y con industrias como las que integran el complejo agroalimentario, que están entre las más competitivas del mundo”.

Aseguró que “la reindustrialización del país alcanzó a todos los sectores manufactureros: calzados, textiles, juguetes, maquinaria y equipo, electrodomésticos, productos químicos, caucho y plástico, papel y cartón, muebles”.

Remarcó que “sectores que habían quedado completamente destruidos en la década de los `90, resurgieron con fuerza y permitieron afianzar una industria nacional diversificada, desarrollada con el capital nacional, y comprometida con el empleo”.

Indicó que “Argentina inició con Néstor Kirchner un proceso de sustitución genuina de importaciones, en base a un Estado presente, a un tipo de cambio que defendía los intereses nacionales, y a mejoras en eficiencia y productividad de la producción”.

Destacó que “como resultado, la producción nacional desplazó a buena parte de la producción importada y se convirtió en abastecedora del mercado local”.

“Pero si hay un dato que refleja con certeza la consolidación de la industria nacional de los años de Néstor Kirchner en el gobierno, es el empleo”.

Precisó que “entre mayo de 2003 y diciembre de 2007, la economía argentina creó casi 3 millones de empleos de los cuales más de 600 mil fueron creados directamente por la industria”.

Y sostuvo que “por primera vez en décadas la Argentina pudo mostrarle al mundo tasas de desempleo de un dígito y confirmar una vez más, que el camino de la industria es el camino de la inclusión, el desarrollo y el progreso de una economía”.

Fuente: Télam

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube