Ago 122012
 

La reciente gira del gobernador Gildo Insfrán por casi una veintena de localidades y parajes del centro-oeste formoseño, regiones que en muchos casos están habitadas por aborígenes y criollos, y donde habilitó casi medio centenar de obras, también permitió apreciar cambios realmente “virtuosos” en materia sanitaria y en actividades como la apicultura que se impone.

Quien expuso con claridad el escenario en materia de salud, sobre todo en zonas pobladas por aborígenes y donde muchas patologías que hasta hace algunos años atrás eran prevalentes y hasta eran causa de muertes y erradicadas, fue la directora de Prestaciones de Salud, Cristina Mirassou. Señaló que incluso se produjeron cambios de hábitos, modos de vida mucho más saludables que han contribuido a modificar de manera drástica una serie de indicadores sensibles.

Tras ponderar los nuevos centros de salud habilitados, como en el paraje criollo de El Tabique (departamento Ramón Lista) una semana atrás y ahora en las comunidades aborígenes de Qompi y Lakha Wichi en jurisdicción de Pozo del Tigre, todos ellos de similar infraestructura, equipamientos, recursos humanos que “son una cabal expresión de la política de salud del gobierno provincial que como estrategia estableció reforzar el primer nivel de atención”.

Evocó que “antes se usaba otras definiciones, ya que se les decía salas de primeros auxilios o salitas, que en el imaginario de la gente eran para esperar atender a un enfermo o accidentado, es decir estaba en función a una enfermedad”, para aludir que ahora, lo centros de salud “están concebidos de otra manera, otra estrategia, ya que tiene que ver más con el cuidado de la salud de las personas. El agente sanitario o enfermero no se sienta a esperar a que venga un enfermo o que ocurra la dolencia o el accidente, sino que junto a todo el equipo de salud que depende del hospital distrital, se programan actividades para los controles a los niños, embarazadas, calendario de vacunas, las que en este momento son 16 distintas que previenen igual número de patologías”.

Para graficar el nuevo escenario, indicó que los jóvenes que ahora están en la zona “ya no han visto varias patologías que antes se daban y que incluso eran causa de muertes”, señalando que las epidemias de sarampión y el tétano neonatal, no se ven hace mucho tiempo, incluso en regiones como la de Pozo del Tigre desde el 2008 no se dan nuevos casos de tuberculosis, o más al oeste se erradicó la meningitis tuberculosa.

Significó que para alcanzar esto mucho ha tenido que ver las infraestructuras y estrategia de por ejemplo organizan esquemas de visitas de obstetras para los controles correspondientes a las embarazadas que por supuesto incluyen vacunas y que reciban las proteínas y vitaminas necesarias, que se les realicen las ecografías, y también toda una acción a los demás sectores de la población, sobre todo los segmentos más vulnerables.

Expuso como otra dato alentador la creciente aceptación del parto hospitalario, dejándose atrás el tipo domiciliario que implica una serie de riesgos para el recién nació y la misma madre.

Otra de las patologías frecuentes en zona como de Pozo del Tigre que se está erradicando en las comunidades es la tuberculosis, para lo cual desde hace mucho tiempo se vino fortaleciendo primeramente la baciloscopia, que es la técnica fundamental en toda investigación bacteriológica de la tuberculosis, en la detección de casos y control de tratamiento. Y luego al incorporarse los laboratorios y bioquímicos, desde hace más de cuatro años que no se ha detectado un nuevo caso de tuberculosis en esta zona puntualmente.

Espaciamiento de nacimientos

Dijo Mirassou que a las aborígenes se les ofrece también una “planificación familiar”, que dijo al ser aceptada “ha tenido su impacto en el espaciamiento de los nacimientos”, explicando que se da “un patrón similar en todas las comunidades de la provincia de una alta tasa de nacimientos, incluso de madres adolescentes, aunque también se  aprecia  según el seguimiento del indicador de multiparidad, es decir de mujeres que han tenido cuatro o más chicos, que “en los últimos años ha bajado del 26 al 20,5%”. Es decir que luego de un parto, hay un lapso mayor de tiempo para un nuevo embarazo.

Aludió a que también se viene progresando en cuanto a la pesquisa de una enfermedad como el cáncer de cuello de útero, para lo cual los PAP son fundamentales, algo que se pudo avanzar en las comunidades aborígenes a partir de contar con estos centros de salud que les brinda mayor privacidad a las mujeres. Comentó que se han detectado de manera precoz casos de cáncer de este tipo y se les efectuó el tratamiento correspondiente, incluso una de esas pacientesa borigenes junto a la pastora de la comunidad dio testimonio ante otras mujeres con lo cual se hace una interesante promoción que ayuda a que se puedan hacer más Papanicolau.

Sin embargo advirtió que “el progreso también trajo aparejado otros problemas, como los accidentes de motos y adicciones como el alcoholismo”, para lo cual se trabaja en articular acciones de prevención con las escuelas. “Coordinar con la educación es de gran valor en la prevención y promoción, dado que son los chicos y jóvenes los más receptivos para cambios de hábitos y adopción de medida saludables, para lo cual también se disponen de casi medio millar de maestros especiales en la modalidad aborigen en toda la provincia y otro número importantes de agentes sanitarios indígenas,” por lo que instó a sacer provecho de estos recursos humanos para fortalecer la estrategia sanitaria.

Lo apícola

 

En Ingeniero Juárez, el gobierno a través de la cartera de Producción y Ambiente materializó importantes aportes a productores de toda la región que comprende a varios parajes de Ingeniero Juárez por un total de 1.6 millones de pesos, y entre ellos entregó una moderna sala móvil de extracción de miel.

Así como la producción ganadera, caprina y porcina se están dando profundas transformaciones, también en lo apícola se aprecia este salto superlativo.

Del pasaje Laguna Yacare, Oscar Guzmán Halter, un profesor de la escuela agrotecnica de Laguna Yacaré, comunidad situada a unos 60 kilómetros de Laguna Yema, contigua al rio Bermejo, expone la nueva y positiva realidad en zonas agrestes y considerada incluso por algunos como “inviables”, sobre todo a partir del aporte del estado, como este caso de la sala de extracción de miel, que es una de las producciones en la que trabaja ese establecimiento y capacita a otros productores lugareños.

“El SENASA certifica la miel que es cosechada cumpliendo todos los estándares de sanidad. Por más que nosotros seamos higiénicos en una casa con tela mosqueras, azulejos y otras medidas que impida por ejemplo la presencia de moscas, el organismo nacional no certifica si uno no dispone de una sala de extracción como la que aportó el gobierno. Por eso es de gran valor y sin dudas modifica totalmente la situación de los productores de toda la región”, explica.

Dijo que “unos retira los cuadros con miel y las descarga en las bateas de la sala, donde se centrifuga y finalmente la misma va cargándose en el recipiente, obteniendo un número determinado, una suerte de código que justamente posibilita tener el habilitado ante los controles establecidos”.

Estima que en toda la región que comprende a estos productores apícolas, estarán totalizando unas 1500 colmenas, con un promedio de producción interesante y que va en ascenso según se trate de una zona con más disponibilidad de agua, como es el caso de Laguna Yacare que se encuentra cerca del río Bermejo.

Indica que el esquema de comercialización está centrado en la provincia, y que en su caso con la correspondiente etiqueta identificatoria de la escuela agrotecnica del lugar en los envases, y que una de las estrategias por delante para todos los apicultores de la zona, es posicionar a la miel color oscura como es la que caracteriza a la extraída en esa franja de la provincia. Admite que “nos falta marketing, explicar que nuestra miel no es de mala calidad por ser color oscuro, incluso tiene mayores propiedades que la de tonalidad clara, que es la que actualmente aparece como la más atractiva justamente por ser la que el mercado impone”.

Explica junto a algunos de sus alumnos, que el color oscuro se da a partir de la floración de la zona, donde el quebracho clorado es el que prima, insistiendo en las propiedades de alta calidad de la miel de la zona, por lo que asegura que con la sala comunitaria de extracción y la labor en cuanto a mejorar la información de la misma, contribuirá a mejorar toda la producción apícola.

[nggallery id=1]

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube