Oct 152012
 

Al responder a inquietudes respecto de la magnitud del impacto de los sedimentos en la cuenca inferior y las inversiones que permanentemente demanda el mantenimiento de canales y correderas fluviales, el coordinador ejecutivo de la UPCA confirmó que el Pilcomayo figura entre los primeros del mundo por la cantidad que arrastra hacia la cuenca inferior, concretamente 125 millones de toneladas anuales.

Zambón con el aborigen Gómez Farías y funcionarios nacionales.-

Horacio Zambón dijo que la cuenca del río Pilcomayo está conformada por una extensa área compartida entre Argentina, Bolivia y Paraguay, integrando la gran Cuenca del Plata, con una población estimada en 1.500.000 habitantes.

Explica que a  lo largo de su vasta superficie, la variabilidad climática y geológica-geomorfológica han conformado un gran número de paisajes, hábitats de más de 20 etnias aborígenes que han ido moldeando sus prácticas culturales en función del ambiente y las circunstancias de su historia.

“El río Pilcomayo es considerado uno de los ríos con mayor cantidad de transporte de sedimentos en el mundo, con una tasa media anual de 125 millones de toneladas”, ratifico el titular de la Unidad Provincial Coordinadora del Agua para indicar que esta  particularidad constituye el rasgo natural de la región, recorriendo más de 1000 kilómetros  desde los 5500 metros  de altura en sus nacientes en Bolivia, hasta los 250 metros  en los alrededores de Misión La Paz en territorio argentino, más precisamente en  Salta.

Comenta que en la Cuenca Alta el Pilcomayo es un río de montaña que al abandonar los Andes o “subandinos” a la altura de  la ciudad de Villa Montes, entra en la planicie del Chaco, en dirección sudeste en sentido del flujo, extendiéndose unos 1000 kilómetros  hasta el río Paraguay.

Explicó que lo hace con escurrimientos típicos de llanura, constituyendo uno de los mejores ejemplos de mega-abanico fluvial, frecuentes en las faldas orientales de los Andes en América del Sur, siendo el mayor de ellos y el único en el mundo que presenta el fenómeno de extinción del cauce por atarquinamiento, donde fluye posteriormente un caudal formando bañados.

El cauce del río, en forma activa como tal se visualiza en la frontera paraguaya-argentina hasta unos 30 kilómetros  en Formosa, hasta el sector terminal del río, conocida como la “zona de canales”, en el cual en el año 1991 se desarrollo el Proyecto “Pantalón” con el objeto de atenuar el proceso de colmatación del cauce y distribuir las aguas y sedimentos entre ambos países.

Zambón revela, asimismo, que la  red hidrográfica conformada en la provincia  merced al ingreso de las aguas del río Pilcomayo permite recorrer la mitad Norte del territorio, ya sea en canales y correderas fluviales, que alimentan el bañado La Estrella, del cual se nutren- ya en el sector medio del territorio- los importantes cauces como ser El Porteño, Salado, Pavao, Tatú Piré, Monte Lindo Chico y Monte Lindo Grande.

En ese sentido, reconoce que lo referido demuestra que es  base de asiento de localidades y poblados, como así también de importantes proyectos productivos, siendo además uno de los estratégicos ejes para el Plan de Ordenamiento Territorial de la Provincia.

“Estas consideraciones marcan los trazos de una política provincial en materia de conservación, protección y manejo de los recursos hídricos tal cual lo marca la Constitución de la Provincia, especialmente con este curso fluvial que ha sido, es y será el modelador territorial marcando los aspectos hidrogeofluviomorfológicos imperantes en la Provincia”, refiere Zambón.

 

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube