Mar 132013
 

En la mañana fría del 15 de julio de 2007, a poco de llegar a esta ciudad, el arzobispo de Buenos Aires ,cardenal Jorge Bergoglio, consagrado ayer como Francisco I, el nuevo Papa de la iglesia católica, fue recibido frente a la Casa de Gobierno por el titular del poder Ejecutivo, doctor Gildo Insfrán quien lo declaró huésped de honor y conversó con el ilustre visitante durante casi media hora en su despacho del quinto piso, informándose que se trató de un dialogo cordial y sereno así como de mucha necesidad de encuentro primando el deseo de conversar y buscar juntos soluciones para los problemas más profundos que existen.

El Gobernador entrega al entonces Cardenal Bergoglio el Decreto de "Huésped de Honor".

El Gobernador entrega al entonces Cardenal Bergoglio el Decreto de “Huésped de Honor”.

Uno de los participantes del encuentro, el arzobispo de Resistencia, Fabriciano Sigampa, calificó a Insfrán como un hombre amable y abierto, señalando que los que tienen alguna responsabilidad de conducir los destinos del pueblo “debemos acercarnos para ver de qué manera podemos servir mejor”.

Al llegar a Belgrano casi José María Uriburu, el jefe de la iglesia argentina recibió los honores correspondientes a su alta investidura por parte de los efectivos de la Guardia de Honor “Comandante Luis Jorge Fontana”. Acompañado por el obispo José Vicente Conejero Gallego, se inclinó ante la bandera nacional y enseguida se dirigió al hall central de Casa de Gobierno donde Insfrán le presentó a los miembros de su gabinete  y al presidente provisional de la legislatura, doctor Armando Cabrera.

También recibieron el saludo de Bergoglio los diputados nacionales Carmen Román y Graciela de la Rosa.

En El Pucú, el prelado fue recibido por el intendente municipal Fernando De Vido y el ministro secretario general del Poder Ejecutivo, doctor Antonio Ferreira, quienes luego se sumaron a la comitiva de Insfrán en la recepción del cardenal.

Un clima sereno

“El clima de la reunión fue muy sereno y se apreció mucha necesidad de encuentro y primo el deseo de todos los que participamos del encuentro de dialogar, conversar y buscar juntos a los problemas más profundos que tengamos”, comentó al periodismo el cura párroco de la Catedral, Raúl Méndez.

“El cardenal ha venido para celebrar esta fiesta de la Virgen y no con otro propósito y motivaciones. También se sumó a la reunión el arzobispo de Resistencia, monseñor Fabriziano Sigampa, conversando acerca de la necesidad del dialogo y poner mucho empeño en la búsqueda del bien común”, expresó.

“Si bien no hubo un punto específico  para tratar, en la reunión se fueron vertiendo opiniones, conversando amablemente sin diferencias de opiniones porque no había un tema en particular”, relató.

“En general se abordó naturalmente lo que vale el dialogo, de la paz y del esfuerzo del seguir haciendo todo lo posible apostando por el futuro, por el trabajo”, dijo el párroco.

“La defensa del dialogo es un principio básico del pensamiento cristiano y además quedó manifiesto el criterio sobre la superación de ideologías en torno a la defensa de los derechos y de la naturaleza misma”, subrayó.

Méndez sintetizó así el encuentro: “El clima de la reunión fue sereno…..de mucha necesidad de encuentro, primó, sobre todo, el deseo de todos los que participamos allí de dialogar, conversar y buscar juntos las soluciones a los problemas más profundos que tengamos”.

Monseñor Sigampa

Por su parte, monseñor Sigampa  calificó a la reunión como “excelente y muy buena”.

Considera necesario un dialogo profundo y sincero “porque tanto la iglesia como el gobierno tenemos un sujeto común que es nuestro pueblo y estamos elegidos, uno y otro, para servir lo mejor que podamos y crear la formas y estructuras necesarias para que ese servir sea efectivo en muchos órdenes, en el de la salud, la educación, el trabajo, de modo que la gente gane con su esfuerzo ,con su capacidad de trabajo lo que le hace falta para vivir como hombre ,como esposo y como padre junto a sus hijos”.

Se le consultó si del dialogo con Insfrán había advertido que aquí en Formosa se preservan esos valores, el prelado sostuvo que “hay que preservarlos porque es tarea nuestra y si el pueblo ha delegado en la persona del gobernador el mandato nosotros tenemos que ser fieles a ese pueblo, manteniendo los ideales y valores que este pueblo tiene y que es esencialmente rico en valores y capacidades. Entonces lo que tenemos que hacer es conducir para que esos valores se pongan en práctica y vengan en beneficio de todos”.

Ponderó la riqueza natural de Formosa tras observar el rio Paraguay. “Dios ha bendecido a estas tierras y cuentan con campos con tierras buenas que son fáciles de arar. Nosotros en La Rioja (de donde es oriundo) tenemos una zona muy pedregosa. Y por eso confío que esta zona puede rendir mucho en materia productiva”.

Hombre abierto

“Sobre la reunión con Insfrán dijo que “he notado que es un hombre muy amable y muy abierto. Estos gestos, por lo menos yo lo hago con el señor gobernador del Chaco donde estoy hace siete años, sirven para que advirtamos que todos los que nos sentimos responsables de la conducción de los pueblos es estar cerca, cada uno en su área, pero tratando de establecer un diálogo franco y sincero pensando en un pueblo que nos ha sido confiado y tratar de servir lo mejor posible”.

 

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube