Oct 122012
 

Una asamblea autoconvocada de estudiantes, docentes, no docentes, graduados y autoridades de las cuatro facultades de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF),  el rector Martín René Romano y el vicerrector, Roque Silguero, se pronunciaron por la defensa de la estabilidad institucional de la casa de altos estudios.

Asamblea autoconvocada de los cuatro claustros y autoridades defendió la autonomía de la UNaF.

Esto se dio ante lo que se entendió como una “amenaza de sectores sindicales de impulsar medidas que pondrían en riesgo la institucionalidad universitaria”, se advirtió.

La asamblea fue realizada en el intermódulo del campus universitario y cada sector se pronunció a través de un orador. En representación del claustro estudiantil habló la alumna Irma Miño; por el claustro de graduados lo hizo Marcelo Escajadilla; por el claustro docente lo hizo la profesora Hilda Villalba; y por los no docentes el titular del gremio ATUNF, Milciades Olmedo. En representación de los decanos habló el titular de la Facultad de Administración, Economía y Negocios (FAEN), Emilio Grippaldi. Cerró la lista de oradores el rector Romano.

Cada uno de los representantes de los claustros puso de relieve el avance que se ha logrado en materia académica, de infraestructura y de inserción en la comunidad en el marco de un programa nacional y provincial, resaltando por ello la necesidad de defender la autonomía de la UNaF a rajatabla ante los ataques de sectores que pretenden vulnerarla, denunciaron.

Otro punto en común de cada discurso fue la referencia a las sólidas convicciones de la comunidad universitaria por lo cual “resulta inaceptable cualquier pretensión sectorial que ponga en riesgo la estabilidad institucional” de la UNaF.

Cabe señalar que la comunidad universitaria autoconvocada en la asamblea de ayer fue coincidente en denunciar sistemáticos ataques hacia la casa de altos estudios formoseña con el fin de cercenar su autonomía con una “embestida elitista, excluyente y sectaria que se opone al fortalecimiento institucional”.

También se puso de relieve la firme decisión de defender no solo la autonomía y estabilidad institucional sino también el estricto respeto a las normas que fueron sancionadas por las autoridades electas democráticamente.

Romano

El rector expuso en la asamblea detalles de su informe ante el Consejo Superior, máximo órgano de conducción de la UNaF, sobre la situación que atraviesa hoy la casa de altos estudios.

Señaló que la crisis generada por los países “desarrollados que se creían los dueños del planeta” impacta sobre todos los países y Argentina no es la excepción. Ese escenario impactó sobre las universidades públicas que en su conjunto acumularon una deuda por 5 mil millones de pesos con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que se arrastra de gestiones anteriores, apuntó.

Explicó que esa deuda fue validada por un decreto presidencial en 2010 y cada universidad la está pagando con un horizonte de veinte años, pero estimó que la UNaF lo hará en un tiempo menor. Ejemplificó que la Universidad Nacional de Córdoba abona mensualmente unos 3 millones de pesos y la UNaF alrededor de 300 mil pesos mensuales para cumplir con ese compromiso.

Dijo que la UNaF también ha consolidado otra deuda con la AFIP gracias a una resolución de la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación, que se terminará de pagar en marzo de 2013.

Tranquilidad

Llevó calma a los distintos sectores de la universidad al señalar que está garantizado el pago normal de los sueldos y de todas las deudas que vienen de arrastre “desde hace muchísimo tiempo”.

Precisó que las últimas deudas contraídas por la UNaF obedecen al crecimiento en número de estudiantes que demandan infraestructura y servicios.

Agradeció a los gobiernos nacional y provincial por la lucha para un reparto equitativo de la riqueza y señaló que esa lucha es la que deriva en críticas hacia la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por “pensar en los que menos tienen”.

Dijo que la conducción de la UNaF también recibe cuestionamientos por gestionar una universidad inclusiva y con un reparto equitativo de su presupuesto.

Dejó en claro que pese a ello y a las trabas que pretendan imponer algunos sectores con otros intereses continuará en el mismo rumbo marcado por los modelos nacional y provincial.

En ese contexto Romano resaltó las obras de infraestructura realizada, con un cuarto módulo próximo a inaugurarse, el Polideportivo que será la tarea de otras gestiones terminarlo, los laboratorios para investigación y servicios que acompañen el modelo productivo provincial, el centro de salud, entre otras.

Respecto al pago del impuesto a las ganancias dijo que deriva de los sueldos que hoy se cobran en la universidad y que antes no representaban un problema por los bajos salarios.

Sin embargo anunció que la universidad dispondrá de contadores para evacuar todas las dudas que se tengan respecto al pago de este impuesto. Lo mismo hará la FAEN y el gremio no docente.

Finalmente Romano dejó en claro que “la deuda con la AFIP está superada” y exhortó a mantener las fuerzas para seguir luchando por una universidad inclusiva.

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube