Sep 032012
 

El presidente el Concejo Deliberante capitalino, Hugo García reveló que el “gobierno provincial y el municipio de la ciudad continuaran trabajando fuertemente en la erradicación de asentamientos irregulares y precarios, posibilitando que más familias, que en los últimos años se cuentan en casi diez mil personas, pasen a habitar un hogar propio y digno”.

Expuso que la reciente habilitación de 26 viviendas en un sector de Villa del Rosario, donde fueron reubicadas igual número de familias del barrio Obrero, más allá de formar parte de un ambicioso programa como el PROMEBA que contempla una intervención mucho mayor del populoso sector antes señalado, tiene como uno de sus componentes “brindar la seguridad jurídica de su hogar a cada familia, y por supuesto que el mismo lo dignifique en todo sentido”, similar al plan de reordenamiento urbano que se viene desarrollando en varios sectores de la ciudad.

Señaló que “obras como las inauguradas en el barrio Obrero son el reflejo de un trabajo que viene realizando el gobierno a través de todas sus esferas por una decisión política del gobernador Gildo Insfrán para garantizar la calidad de vida de todos los ciudadanos”.

Manifestó que a través de la planificación los vecinos del Obrero pueden disfrutar de la urbanización del sector. “Fue un trabajo de casi cuatro años”, subrayó, al mismo tiempo que ratificó la política de integración llevada adelante por el gobierno con la puesta en marcha de estas obras.

Reveló el concejal que a través del plan de urbanización se cuentan en unos tres mil trescientos módulos habitacionales en su correspondiente lote y servicios los habilitados y que beneficiaron a más de nueve mil personas, -mientras se avanza en la ejecución actual de trescientas obras similares- y la erradicación de una decena de asentamientos irregulares.

Son números concretos de los logros en cinco años del plan de reordenamiento urbano en esta capital, “el cual está orientado al mejoramiento del entorno y la calidad de vida de las familias de menores recursos que habitan sectores deprimidos de la ciudad, logrando así con esta acción de gobierno la inclusión social de los sectores más vulnerables”.

Expuso que “entre las intervenciones urbanas se encararon acciones como la de regularización dominial, la construcción de obras de infraestructura y servicios como la red de agua potable, cloacas, red eléctrica, desagües pluviales, aperturas de calles, la construcción, reconstrucción y mejoramiento de las unidades habitacionales, veredas comunitarias y la definición de espacios de reserva para equipamientos comunitarios. (plazas, polideportivos, escuelas, centros de salud, entre otros espacios)”.

Dijo que “en algunos casos fue posible urbanizar los actuales asentamientos, en otros casos se debió relocalizar a la población. Cuando se relocalizaron los asentamientos en los proyectos se tuvieron que prever y ejecutar obras de “cicatrización” de las tierras desocupadas luego de la relocalización de las familias, para evitar futuros asentamientos”.

Sostuvo que “el desafío  planteado para resolver integralmente esta situación y lograr una efectiva inclusión social, hizo que las intervenciones urbanas debieran ser acompañadas de otras acciones  asumidas por distintos organismos del  gobierno provincial y municipal. Esto a fin de mejorar y elevar el nivel de vida de cada uno de los integrantes de la comunidad involucrada, atendiendo distintos aspectos como ser: la calidad educativa, la seguridad urbana, la atención y fortalecimiento familiar, la salud, la formación y capacitación de en oficios, etc.”.

Fin de asentamientos irregulares

Explicó que “la implementación de este programa demando la realización de estudios previos que nos permitieron determinar la factibilidad de los proyectos. Para ello fue necesario contar con el acuerdo y participación de las familias, disponer de tierras libres y aptas ambientalmente y elaborar proyectos para optimizar las tierras liberadas dándoles nuevos usos adecuados como espacios verdes, caminos costeros, etc., para evitar nuevos asentamientos”.

Evocó que “en su momento se revelaron una treintena de asentamientos irregulares dentro de nuestro tejido urbano, de los cuales una decena han sido erradicados con intervención y mejoramiento del espacio urbano, ordenado y redefiniendo el concepto del uso urbano del suelo en el lapso de cinco años”, significando que en ese mismo tiempo se “beneficiaron a más de 2300 familias (algo más de 9000 personas) a las que se les adjudico en propiedad un lote de 10×30 metros con todos los servicios y sus respectivos módulos habitacionales con su núcleo sanitario, todos estos distribuidos en las urbanizaciones: El Porvenir, San Isidro, Maradona, España, Obrero, San Jorge”.

Finalmente enfatizó que a través de este plan “se está mejorando la calidad de vida de las poblaciones de bajos recursos que habitan en áreas informales, hasta lograr la erradicación total de los asentamientos irregulares”, marcando que “esto se está logrando progresivamente mediante un trabajo articulado entre el gobierno provincial y municipal a través del completamiento de la infraestructura urbana, la provisión de los servicios esenciales, la oferta de servicios sociales y la regularización de las propiedades de las poblaciones beneficiarias”.

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube