Sep 072012
 

En el día de ayer en horas de la mañana, tuvo lugar en la Sala de Situación de la Defensoría del Pueblo, una reunión convocada por el Organismo de la Constitución a fin de analizar las propuestas que el sector industrial panadero puede dar a los consumidores a fin de que se opere una baja en el precio del kilogramo de pan.

La reunión, fue presidida por José Leonardo Gialluca, Defensor del Pueblo de la Provincia, acompañado por Sylvina Portillo y José Porfirio García, Defensora Adjunta y Secretario Letrado de la Defensoría y contó con la participación de la Sra. Subsecretaria de Defensa del Usuario y Consumidor de la Provincia, Dra. Sandra Moreno, en representación de la Dirección de Bromatología Municipal, su Auditora Alimentaria y Comercial, Ing. Rocío Acevedo Soruco de Buryaile, el Sr. Presidente de la Cámara de Panaderos de la Provincia (CPF), Sr. Arsenio López y los Secretarios de la entidad, Héctor Raúl Nuñez y Leonardo López, como así también por El Pajarito – Cadena Cáceres, los Sres. Jorge Bellantoni y Juan Fernández, cerrando la lista de participantes el Sr. Juan Carlos González, por Supermercados Camiletti.

En la ocasión, Gialluca expuso sobre la inquietud que motiva, en los consumidores locales, cada aumento del precio del pan, siendo que el mismo es un componente básico de la dieta alimentaria de los hogares formoseños y un componente fundamental de la canasta básica familiar, lo que hace preciso que, autoridades e industriales panaderos, coordinen esfuerzos para facilitar la accesibilidad al producto, al menor costo posible.

El presidente de la C.P.F., Arsenio López, remarcó que, en el último año, se registraron sucesivas subas, en los costos de los insumos básicos para hacer los panificados y también para todo lo que sea accesorio, como los envases y ni que decir de los repuestos de las maquinarias, que no se consiguen en el mercado formoseño y hay que ir a buscarlos a Resistencia o Corrientes, situación esta que fue ratificada por los industriales o sus representantes presentes.

Por otra parte, se hizo hincapié en la necesidad de que no solo se ejerza un control respecto del precio del pan, sino también respecto de la legalidad en su producción, puesto que hay lugares en nuestra ciudad que no respetan las mínimas condiciones de salubridad e higiene para la elaboración de los panificados, no tributan impuestos y tienen al personal en negro, por lo que pueden ofrecer los productos a mucho menor precio, siendo esta, no ya una competencia desleal, sino ilegal, motivo por el cual la Dirección de Bromatología de la Municipalidad se puso a entera disposición para recibir todo tipo de denuncias, las que pueden ser anónimas a fin de desalentar actividades que ponen en riesgo la salubridad de la población en general.

Gialluca adelantó la realización de una próxima reunión, la semana venidera, a fin de poder llevar a los consumidores formoseños una firme propuesta de un pan de calidad a menor precio que el actual, cuanto menos un par de días a la semana y ofertas especiales, que permitan que un alimento tan importante esté siempre presente en la mesa de todos los hogares de la provincia.

Asimismo, el funcionario pidió “un gesto de integración a la comunidad formoseña” a Walmart y Carrefour, quienes serán invitados a la próxima reunión, al igual que lo fueron a esta y ni siquiera se excusaron de no concurrir.-

 

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube